Aquí
Home > aDestacadas > Cuando la necesidad y el hambre juegan

Cuando la necesidad y el hambre juegan

Foto: Agencia Marka Registrada

El equipo de Sergio Apaza atraviesa penurias por la crisis económica del Club, los jugadores pasaron semanas difíciles, sobre todo la última, en la que tuvieron que bloquear la calle de las oficinas del Club exigiendo pagos, y ante la ausencia de dirigentes para el pago, lograron asegurar que los ingresos de los dos últimos partidos seran netamente para el grupo de jugadores.

Por eso la emoción en cada gol del Lila, lágrimas incluidas en el más experimentado, que tras sellar el 4-2 final se abrazó a sus compañeros conmovido mirando las tribunas. La gente de Real Potosí respondió al desesperado llamado de los jugadores, y el equipo respondió a la expectativa generada.

Sergio Apaza contó como varios jugadores han bajado de peso y apenas logran entrenar, casi sin fuerzas porque varios de ellos comen muy poco, es el caso de Fernando Adrián que al terminar el partido se mostró emocionado:

“Hoy ganamos más que tres puntos, hoy nos jugábamos la oportunidad de llevar dinero a casa, queríamos que la gente venga y nos apoye, ahora esperamos poder cobrar para llevar la comida que tanta falta nos hace”.

El acuerdo al que llegaron los jugadores era ese, que la recaudación ante Bolívar cubra al menos parte de la deuda por un mes, los jugadores esperaban ansiosos el momento de contar la taquilla, la tarea en el campo se había cumplido. Real ganó seis puntos de sies posibles en Potosí en la última semana, se pusieron a seis puntos de la U en el descenso, pero todo parece poco importante cuando el hambre juega de por medio, como dijo Baldivieso alguna vez, en Bolivia hay jugadores con hambre de hambre.

Síguenos
Top