Aquí
Home > aDestacadas > ¿Es real el compromiso contra el racismo?

¿Es real el compromiso contra el racismo?

Late estará en Brasil 2019 Copa Ameica Bolivia
Foto: Agencia Marka Registrada

Estamos cerca de que se cumpla un mes en el caso de Serginho, por ahora el Tribunal citó a los dos implicados, al jugador acusado por Blooming y al presidente del club cruceño, acusados por el jugador.

En estos 30 días, parecen haber bajado las aguas, Blooming cambió de estrategia y tras varias semanas tomó la decisión de pedir disculpas y esperar una conciliación con el jugador Rojo, si eso pasa, el caso Serginho pasará a ser uno más en el fútbol boliviano, nadie habrá aprendido nada, y aunque la Federación y FABOL comenzaron una tibia campaña de educación con pancartas, está claro que el problema en la sociedad boliviana es más profundo y requiere otro trato.

Para muestra un botón, la pasada fecha, por primera vez en la historia del fútbol boliviano, Luis Yrusta tomó la decisión de parar un partido por algunos minutos, era para aplaudir esa acción, en un estadio (Warnes) con muy pocas personas y fácil de identificar a los racistas, el partido siguió y todos hicieron cómo que no pasó nada.

Torneo de Futbol Bolivia Calendario Posiciones Goleadores
Foto: Agencia Marka Registrada

Sucede que el jugador nacido en los Yungas, Anderson Rey de Aurora, fue víctima de constantes insultos y el juez se percató, pero para la División Profesional, el club agresor, del que era presidente hasta hace poco Robert Blanco, no pasó nada en el Samuel Vaca y minimizó el suceso.

“Yo vi que el árbitro paró el partido, vi que se fue a un sector de la tribuna, mi hermano se levantó como presidente de Destroyers y después fue un partido normal, no sé que hablan de racismo”, dijo Robert Blanco presidente de la Division Profesional.

Aurora no tuvo la determinación que -pareció tener Wilstermann en el inicio del caso Seginho- Anderson Rey dijo haber sentido impotencia en el campo de juego, “es imposible seguir jugando así, uno piensa en la familia, es una impotencia grande”, pero el compromiso por la lucha en este tema parece haber pasado de moda rápido en nuestro fútbol.

Síguenos
Top