La info de tu equipo:

La Copa Libertadores es mi obsesión

Por: Nicolás Sánchez

Foto: Conmebol.com

Sin importar de qué equipo seas hincha, sin importar la edad que tengas, sin importar siquiera si te guste el fútbol, la Copa Libertadores tiene un lugar especial en el corazón de todo sudamericano. Es que nos transmite un mensaje de lucha, entrega, amor y gloria; con historias emblemáticas y jugadores de quienes se hablará incluso después de su muerte: Spencer, Pelé, Cafú, Zico, Higuita, Chilavert, Verón, Falcao, Riquelme, Francescoli, Tévez, Neymar Jr., Ronaldinho, etc, etc. Pasa que jugar la Libertadores lo es todo, es ser visto por millones, es representar a tu país, es foguearte con equipos históricos, es dejar la vida por tu camiseta.

Este torneo es inexplicable, ni bien el buen fútbol y el trabajo arduo juegan un importante papel, pero esta Copa también se gana con pasión. Sino cómo se explica las agónicas clasificaciones de San Lorenzo a octavos de final, con todo en contra. Cómo se explica que Estudiantes consiga dar la vuelta en Belo Horizonte tan solo por la Brujita. Cómo explicar esa tremenda Copa que hizo Once Caldas dejando en el camino a Vélez, Santos, Sao Paulo y al coloso Boca Jrs. Solo se explica con una palabra: Corazón.

Eso significa jugar la Copa Libertadores, entregar el corazón en cada partido. Que no importe quien está al frente, sino que prevalezca el aliento de tu gente, que no importe si sus figuras jugarán en Europa, en ese momento no son más que vos. Porque no sirve de nada armar una estrategia en la semana si en el partido no entregas lo mejor de ti. Eso nos enseña esta Copa, a no rendirte y entregar todo, a no pensar en el mañana, porque solo importa hoy.

No existe equipo profesional que no desee ser campeón y levantar ese trofeo, observando en la base de madera el escudo de unos cuantos privilegiados. Por eso es el torneo de clubes más importante del continente, es el corazón de tu hinchada, es el sueño de cada futbolista, es vivir cada partido a diez mil revoluciones. Porque quienes vivimos para verla, quienes alentamos sin importar qué, quienes deseamos ver a nuestro equipo jugarla una y otra vez, quienes entendemos la pasión del fútbol sudamericano, comprendemos el verdadero valor de la Libertadores. Y por eso cantamos con toda emoción y al borde del llanto: “…la Copa Libertadores es mi obsesión…”.

No son aceptados comentarios con intenciones racistas, xenófobas o discriminatorias y podremos eliminar o denunciar (si fuera necesario) a quien emita dichos que no cumplan con las normativas básicas de respeto y que en Bolivia regula la Ley N° 045 CONTRA EL RACISMO Y TODA FORMA DE DISCRIMINACIÓN
Subir