Aquí
Home > Fútbol > Copa Libertadores > La final que no fue… y ya no será

La final que no fue… y ya no será

Foto: TyCSports

¿Se juega el partido?, parece no importar. A la Copa Libertadores se la robaron, se llevaron nuestra ilusión, nuestras ganas y hasta nos generaron un repudio por el deporte más hermoso del mundo. Cómo dijo Carles Puyol en su cuenta de twitter: “Así no se vive el fútbol”.

Es que cuando esperamos dos semanas por un partido que iba a marcar un antes y después por lo histórico y emotivo, marcó un antes y un después por lo vergonzoso, el fútbol argentino tocó fondo, no hay vuelta atrás, si tras todo lo que se vivió el sábado 24 de noviembre no se dan cuenta, y sigue el show cómo si nada hubiera pasado, será su fin.

El negocio ha vuelto a superar al deporte. La Conmebol como el ente organizador del evento y los organismos de seguridad del Gobierno Central y de la Ciudad de Buenos Aires, quedaron expuestos, con un agravante, el presidente de FIFA estuvo en el Monumental. Quizás por falta de idiosincrasia, o simplemente por falta de tino, manejaron todo mal. Infantino y Dominguez, las supuestas máximas autoridades del fútbol en el Continente y el Mundo, no supieron resolver nada, no tomaron buenas medidas, y complicaron todo aún más, dejaron que se roben la Copa delante suyo.

La que suponía ser la mejor Copa Libertadores de la historia pasó a ser, la peor, inolvidable, sí, pero por lo vergonzosa, bochornosa e insalvable. Pase lo que pase, se juegue o no, haya campeón o no, si hay una tragedia, y si el fútbol deja de ser lo más importante de las cosas importantes, los responsables serán todos los que estuvieron en esa reunión: Gianni Infantino, Alejandro Domiguez, Claudio Tapia, Rodolfo D’Onofrio, Daniel Angelici. Tienen nombre y apellido, no se escondan en esos “15 cobardes”, que si están sueltos es porque ustedes “señores” no supieron actuar nunca, como debieron hacerlo, quizás ahora sea tarde. Porque si los barras se están vengando de que les quitaron un negocio, es porque ustedes no lo hicieron a tiempo.

¿Conmebol esperará que suceda un Heysel o un Hillsborough como hizo la UEFA?, si pudieron erradicar todo esto antes, y no fueron capaces, den un paso al costado, o háganse cargo, nuestro roto corazón futbolero se los agradecerá. Haya o no haya final, ya nada será lo mismo y ya a casi nadie -salvo su negocio- le importa.

Síguenos
Top