A salir del mal momento ganando al colero

En un nuevo desafío, que es una nueva oportunidad para salir del mal momento, Blooming recibirá el jueves a La Paz Fútbol Club.
blooming hugo bargas
La actualidad de los celestes cruceños se complica cada día más, las deudas aumentan con el paso del tiempo y el aspecto futbolístico aún no encuentra su ansiada levantada.

Después de perder la pasada fecha frente a The Strongest (3-1) en la Sede de Gobierno, salió a relucir nuevamente la molestia del entrenador Nestor Clausen que no encuentra la solución para que su equipo se reencuentre con la victoria.
Por otro lado, Sergio Galarza capitán celeste, no dudo en mostrar la cara luego de la derrota y dijo “los mismos problemas que tenemos hoy lo teníamos el año pasado y ganábamos, ahora lo que predominan son los errores individuales”.
Blooming que en dos días se enfrentará al colero de la tabla de colocaciones, La Paz Futbol Club (tiene una sola unidad), tendrá como principal novedad el retorno del goleador franco-argentino Hugo Bargas que estuvo ausente frente al “tigre” por acumulación de amarillas. Ademas, Clausen ya tiene a disposición a Ricardo Verguguez, Ronald Segovia y Enrique Díaz que superaron sus respectivas lesiones y será tan solo decisión del técnico si los tomara en cuenta para enfrentar al cuadro paceño.
Sin pelos en la lengua
Esta mañana, la ex encargada de marketing de Blooming Alejandra Cadario y uno de los representantes de la comisión económica (recientemente conformada) Andres Urenda, se dijeron de todo públicamente vía Facebook enfocándose en los serios problemas institucionales por los que atraviesa Blooming.
Total
0
Shares
Related Posts
Read More

Fierro, el eterno (?) salvador

La imagen, por sí sola, es casi poética. Por delante, Eduardo Fierro, con un grito por demás expresivo: estaba sacándose de encima un peso que pocos han podido soportar a lo largo de la historia. Detrás de él, el árbitro, marcando el círculo central; un gesto con el que fantaseaba todo el Siles desde hace más de ochenta minutos, y que, por cómo había estado jugando Bolívar, parecía lejano.