Argentina y su chance de volver a comenzar

La Albiceleste encontró una nueva chance de reiniciar todo; Comenzar otro Mundial.
Foto: FIFA.com
Foto: FIFA.com

MOSCÚ. Pasaron los tormentosos partidos de la primera fase, la Argentina debe ser la selección que más presionada llega a los torneos internacionales, no sólo por su favoritismo, sino, por una presión interna de terminar su sequía de títulos teniendo a uno de los mejores del mundo y la historia en sus filas.

Pocos países sufren tanto un Mundial, que cuando disfrutan son igual de apasionados, y por primera vez en Rusia la Argentina pudo sonreír y descargar la tensión, cumplió el primer objetivo -que parecía imposible- clasificó a octavos con sólo cuatro puntos y un gol agónico, una situación poco típica en una Copa del Mundo, pero cuando las cosas se acomodan, los resultados pueden sorprendernos. Y aunque se habla del milagro, los números se pueden atribuír a un rápido giro en el timón, que encaminó el rumbo Albiceleste.

Este equipo sufrió un par de transformaciones importantes ante Nigeria: El debut de Armani en el arco fue bueno; El ingreso de Rojo en la zaga ayudó a consolidar mejor una línea de cuatro real y no improvisada; Y, sobre todo la presencia de Banega, le dio otro juego a la Argentina, muy notorio en el primer tiempo.

Pero a eso hay que sumar la carga emotiva, un colega argentino dijo que el gol de Rojo fue el más gritado en la historia de los mundiales desde aquel gol de Caniggia a Brasil en Italia 90, y tiene mucha razón, cuando terminó el partido todos sabíamos que terminó el suplicio, las grandes estrellas de Argentina entre lágrimas y regocijo se reencontró con su gente, con su pasión y su mística, encontró una nueva chance de reiniciar todo; Comenzar otro Mundial.

Total
0
Shares
Related Posts
Read More

Santiago Hansen acompaña nuevamente a Nosiglia

Otro de los principales factores para poder sobrellevar y completar el Dakar, es el saber trabajar en equipo, y en eso se ha conformado el MEC Team de Argentina en promover nuevamente a la dupla de Walter Nosiglia con Santiago Hansen.