La intimidad del bivouac de los más grandes en La Paz

Fue un día atípico para los fierreros, no todos los días tienes la posibilidad de estar en el campamento del Rally más duro del mundo y recorrer sus entrañas hasta llegar a la ubicación de los principales equipos en las distintas categorías.
Foto: @btoae / Late!
Foto: @btoae / Late!
Foto: @btoae / Late!

Fue un día atípico para los fierreros, no todos los días tienes la posibilidad de estar en el campamento del Rally más duro del mundo y recorrer sus entrañas hasta llegar a la ubicación de los principales equipos en las distintas categorías.

Red Bull nos regaló a varios medios la posibilidad de pasear por la intimidad de sus tres escuderías Kamaz en camiones, KTM en motos y Peugeot en coches, toda una ventura, hablar con los protagonistas, con los encargados de la escudería, ver como viven, comen, hasta codearnos con las principales figuras, toda una aventura.

-LA VISITA AL CAMPAMENTO DE KAMAZ-

En medio del barro por las lluvias, y del trabajo de los equipos, fuimos parte del mannequin challenge del equipo ruso de camiones, testigos de cómo los trabajan tuerca por tuerca.

-LA VISITA AL CAMPAMENTO DE KTM-

Visitamos a los mecánicos de las motos de KTM oficial, donde está el líder de la categoría Sam Sunderland. Bajo mucha presión y configurando cada una de las computadoras que llevan las motos de competencia.

Pudimos dialogar con Jordi Viladoms, que es parte de la gerencia deportiva de KTM, pero lo agarramos cocinando una paella ¡el olor que había en ese campamento!, una delicia.

-LA VISITA AL CAMPAMENTO DE PEUGEOT-

La casa de los pilotos del momento, con un Cyril Despres que salió a atender a los medios, Stéphane Peterhansel que posó con todos, firmó gorras, poleras, todo, y un Sebastien Loeb protegido por sus jefes de prensa, todos atentos al trabajo de sus coches. Y sí, hubo selfie con el múltiple campeón del mundo del rally.

Total
0
Shares
Related Posts
Read More

Llegó el primer récord al arco de Daniel Vaca

Minuto 32 del partido, la pelota ocasionalmente llegó rodando a los pies de Daniel Vaca, como si hubiera sabido que era su momento, porque lo fue. El público comenzó a aplaudir, esas ovaciones espontáneas que conmueven, "Vaca, Vaca... Vaca", fue la primera muestra de admiración a su arquero, luego siguió el estadio, "Olé Olé Olé Olé, Vaca, Vaca", se habían cumplido los 616 minutos que sostenía Victor Aragón como imbatible en el Tigre.