La U se aferra a su amor propio

Abandonados, sin dirigentes, sin cobrar sueldos hace cinco meses, así llega la U a la recta final del campeonato.
Foto: Agencia Marka Registrada
Foto: Agencia Marka Registrada

Abandonados, sin dirigentes, sin cobrar sueldos hace cinco meses, así llega la U a la recta final del campeonato, con una sentencia de descenso que los persigue y el deseo de escapar a esa instancia a puro amor propio.

La U dio una muestra en la Capital de Estado, le ganó al Tigre, con autoridad, con corazón y con goles de pelota parada, el gran talón de Aquiles del equipo de César Farías, que en todo el torneo sufrió mucho esta faceta, y ahora quedó expuesto en Sucre.

Primero fue Marcos Andia que con un cabezazo -y un gravísimo error de Daniel Vaca- abrió la cuenta, pero luego vino la confirmación de que la hazaña era posible, Óscar Díaz -sí, el mismo al que no lo quisieron en Achumani- aprovechó el río revuelto en el área y sacó un derechazo para que todo Sucre celebre, era el 2-0 que le devolvía la fe a la Capital del Estado.

“Yo no tengo nada contra el Tigre, sólo no tuve oportunidad y ya, esto no es una revancha ni nada, nosotros peleamos por lo nuestro, por nuestra familia y por salir de esta situación”, dijo Díaz tras el juego.

Luego le tocó sostener los dos goles, y ahí aparecieron los valores y coraje defensivo: Rios, Cuéllar, Balcera, jugaron un gran partido, pero sólo fue posible por el extraordinario partido de Iván Brun, que sostuvo la ventaja y le dio seguridad a la U, incluso en los siete minutos adicionales del juego.

Es que el equipo de la Capital tuvo todo lo que le faltó al Tigre: Solidez defensiva y goles, pero sobre todo, corazón, porque fue el condimento que le dio el triunfo a Universitario.

Ahora la U debe sumar nueve puntos más, y esperar tras pies de Aurora, Destroyers o Real Potosí, para seguir soñando y aferrarse a primera división.

Total
0
Shares
Related Posts
Read More

La pelota de la Copa 100 ya rueda en el Félix Capriles

La Selección realiza su última práctica en suelo boliviano, el Estadio Félix Capriles como todos los días previos al viaje ha sido el escenario para el equipo de todos, aunque este miércoles tuvo una novedad, importante, llegaron los balones Nike de la Copa.