Por favor, no repetir

No repetir los errores del pasado. Recoger enseñanzas de los contrastes sufridos. Tratar de mejorar en cada presentación, tareas para la Sub 17.

 

sub 17 bolivia

No repetir los errores del pasado. Recoger enseñanzas de los contrastes sufridos. Tratar de mejorar en cada presentación, deben ser algunas consignas nuestras antes de participar en una cita internacional, donde últimamente solo hemos sufrido derrotas y algunas de ellas con resultados que ruborizan al solo recordarlas.

Aún está en nuestra memoría la desastrosa actuación de la selección Sub-20 en Mendoza, donde la inexperiencia de los conductores y la pasividad de los asesores nos llevaron de derrota en derrota.

Ahora el turno es de los muchachos de la Sub-17 que a partir del 5 de abril deben afrontar en Argentina una exigente cita tratando de conseguir mejores resultados, pero para ello es necesario acumular alguna experiencia cumpliendo partidos amistosos que pongan en práctica las muchas enseñanzas teóricas que dejan las charlas y conferencias que están en el programa de preparación.

Lamentablemente en los tiempos modernos nuestros técnicos de selección parecen no comulgar con esa idea, pese a las dolorosas experiencias que vivimos con excesiva frecuencia.

Para nuestra joven selección sería aconsejable que los dirigentes de nuestro fútbol saquen provecho de la interrupción que tendrá el Torneo Profesional a partir de este lunes y el deseo que varios equipos han demostrado por programar encuentros amistosos para mantener activas a sus conformaciones superiores.

Enfrentar a categorías mayores — tomando los recaudos que el caso aconseja– puede ser saludable para llegar a reuniones internacionales con un plantel mas fogueado, ya que allá enfrentarán a rivales que por lo general tienen a jugadores mucho más experimentados que los nuestros.

Probablemente esa sea una forma de evitar otro desastre internacional.

Total
0
Shares
Related Posts
Read More

Pablo Escobar y un ejemplo de compañerismo

El partido se acercaba al final, el Tigre ganaba muy cómodamente y su capitán --estando cara a cara con Iván Brun, a quien ya le había marcado dos goles-- tenía que tomar una decisión: anotar su tercer tanto del día y ubicarse como máximo goleador del certamen, o asistir a Henry Vaca para que marque por primera vez con la camiseta atigrada.