Día 10: Conocimos al jugador más influyente del mundo

Conocimos a Cristiano, y aunque ya lo habíamos visto antes en cancha, este fue el primer intento por una nota.
Foto: @btoae / Late!
Foto: @btoae / Late!

MOSCÚ. Comenzaron los segundos partidos y ya tenemos a dos clasificados, el Grupo A tiene aún con vida a Rusia y a Uruguay, mientras que el grupo B sigue siendo muy apreto, aunque los candidatos naturales, ya tomaron el control de la tabla de posiciones.

Precisamente allá estuvimos en la cita de Moscú con Cristiano Ronaldo, el jugador más influyente del mundo, porque hablar de mejor o no mejor, es algo subjetivo y propio del gusto, lo que está claro es que Portugal sabe bien que su gran estrella es decisivo, anota goles casi siempre y mientras ellos tengan el cero en el arco, el resto cae a los pies del Siete.

Lo hizo una vez más, ante los ojos del mundo, con miles de nacionalidades llevando su camiseta, volvió a ganar el partido para Portugal, y nosotros teníamos un desafío, buscar robarle un segundo de su tiempo para Bolivia, fue imposible, Ronaldo como tantas otras estrellas, son inaccesibles para medios terrenales como Late!, pasó por nuestro lado, se frenó con el celular en la mano, miró el gol de Suárez, sonrío, nos miró y cuando le pedimos el saludo para Bolivia, comenzó a silbar y alejarse, no lo hizo sólo con nosotros, pasó así por la zona mixta, sabe que el mundo quiere escucharlo, sabe que cualquier cosa que diga puede ser tapa en cualquier parte del planta.

Hoy conocimos a Cristiano, y aunque ya lo habíamos visto antes en cancha, este fue el primer intento por tener una nota con él, ya habrá alguna otra chance.

Total
0
Shares
Related Posts
Read More

Arce, el líder futbolístico del puntero

Dicen que un equipo tiene el alma de su capitán y Bolívar ha encontrado en Juan Carlos Arce, ese líder que le faltaba en la cancha. No porque Walter Flores o Nelson Cabrera no lo fueran, son líderes natos, pero Juan Carlos le suma algo, el alma, el espíritu de juego, es un capitán que representa al equipo ante la autoridad, pero también con la pelota en los pies.