Paraguayo González para Aurora

El delantero paraguayo Digno Javier González, de 24 años, realizó ayer su primera práctica en el complejo de la laguna Alalay tratando e convencer a Tucho.

468936_gd

El delantero paraguayo Digno Javier González, de 24 años, realizó ayer su primera práctica en el complejo de la laguna Alalay, y si su rendimiento y perfil son acordes a las exigencias del director técnico Víctor Hugo “Tucho” Antelo, se constituirá en el nuevo refuerzo de Aurora para la temporada liguera que comienza el 28 de julio.

El jugador llegó a un acuerdo con la dirigencia “celeste” para participar con el equipo profesional en la perspectiva de firmar su contrato en breve.

González es un delantero de área, ambidiestro, veloz y fuerte por arriba, de acuerdo a su propia descripción.

Debutó en Cerro Porteño, de Paraguay, a los 19 años; en el anterior y este año estuvo ligado al fútbol colombiano.

Hasta el primer semestre de 2012 militó en Atlético Huila, de la primera división de Colombia: desde julio de ese mismo año pasó al club Real Cartagena de la segunda división del fútbol cafetalero.

Una vez libre, se entablaron conversaciones para reforzar el plantel de Aurora.

Ayer participó del entrenamiento en Alalay a las órdenes del técnico Antelo, sus primeros movimientos sobre el césped no permiten tener una idea de su potencial futbolístico.

PÉREZ

Martín Pérez es un marcador central oriundo de Salta, república Argentina, que llegó a Cochabamba por cuenta y riesgo, con la intención de enrolarse en la disciplina “celeste”.

Pérez, de 19 años, estuvo ayer en la práctica de Aurora, pero al poco tiempo se sintió agitado debido al esfuerzo físico y descansó; le falta ambientarse a las condiciones climatológicas.

Fuente: Los Tiempos

Total
0
Shares
Related Posts
Read More

Ignacio García el único sobreviviente del 6-1

La Selección boliviana ha pasado por una transformación en los últimos años, más que una renovación natural se han dado cambios de manera forzada por coyunturas personales o por decisiones drásticas, pero no ha sido un proceso gradual y natural el que vivió Bolivia.