Cuando menos soberbio partido del Tigre en Morumbi

Este equipo de Eduardo Villegas, lo último que hizo fue defenderse, sorprendió a su rival y estuvo a punto de robarse algo más que el orgullo del Morumbí.

 

morumbi

El partido comenzó con un ritmo eléctrico, ya en esa instancia inicial destacaba Alejandro Chumacero que fue de lo mejor del equipo de Eduardo Villegas, en un encuentro con muchos puntos altos. Sao Paulo entró al campo del Morumbí con una displicencia que fue sorprendente, casi tan sorprendente como ver jugar a este Tigre de igual a igual. Por eso gran parte del primer tiempo se jugó en el campo de Sao Paulo, al defensa del Tigre, en nigún momento de la primera etapa sintió el peso del riva. Salvo aquel tiro libre de Rogerio Ceni, que Vaca sacó de un modo espectacular, no hubo más situaciones para exigir a Daniel en el arco atigrado.

El gol que enmudeció el gigante escenario deportivo, llegó con Marco Barrera, que teminó empujando la pelota que le srivió Cristaldo, aumentando el córner de Escobar. Ese tanto hizo que el partido cambie, los nerviosos, los inquietos, los que parecían un equipo desorganizado, impreciso eran los locales. Villegas y sus jugadores comenzaron a comandar los tiempos del partido con una autoridad y un despliegue físico que anulaba cualquier chance de ataques del tricolor.

Cerca del final del primer tiempo Sao Paulo se encontró con la única chance de desbordar a los laterales, fue por el lado de Jair Torrico que Aloisio, agujereó el cerrojo defensivo, Luis Fabiano en el primer intento fue negado por Daniel Vaca, y en la segunda jugada Diego Bejarano no cerró la marca y Osvaldo empujó la pelota para el empate con el que se irián al descanso.

En el complemento el partido se pareció más al partido que imaginaba Ney Franco, pero no por una decisión de los paulistas, si no por una obligación de los locales por estar empatando. El despliegue de todas las líneas en el Tigre, comenzó a verse reflejada en todos los rostros de los atigrados. Y así fue que PH Ganso, ya en cancha se encontró habilitado con una pelota a las espaldas de los centrales, la lentitud en la salida de algunos, efecto del cansancio precisamente, dejó cara a cara a dos hombres del santo frente a Vaca; Fue Luis Fabiano el último en tocar el balón y cortar su racha de dos partidos sin goles.

El resultado ya era favorable a los locales, pero lejos de bajar los brazos los Tigres, fueron a empujar, terminaron jugando el partido con pelotas llovidas al área de Rogerio Ceni, agotados, pero desgastando a los rivales. Llegó el pitazo final, Osvaldo, Welligton y los jugadores del Sao Paulo, terminaron igual de agotados que Soliz, Mendez y Barrera.

La concentración con la que jugaron los equipos, y sobre todo el plantel boliviano, fue desgastante, y sin tres puntos, pero con un punto alto en lo obtenido en lo anímico; En lo mental el Tigre fue muy fuerte, muy superior al rival en muchos momentos del partido, que terminó con la victoria del Sao Paulo por 2-1, pero con la sensación que The Strongest tuvo que traer a Bolivia algo más que el orgullo del partido que hizo.

Sintesís:

Sao Paulo: Rogerio Ceni; Douglas, Lúcio, Toloi, Cortez; Wellington, Denilson (PH Ganso); Aloísio (Cañete), Jadson (Fabricio), Osvaldo ; Fabiano

The Strongest: Daniel Vaca; Diego Bejarano, Luis Mendez, Marcos Barrera, Jair Torrico; Walter Veizaga, Alejandro Chumacero; Ernesto Cristaldo (Kenny Cunningham), Nelvin Soliz; Pablo Escobar, Harold Reina

Goles: Marcos Barrera (20), Osvaldo (42), Luis Fabiano (79).
Arbitro: Enrique Cáceres (Paraguay)
Estadio: Morumbi (San Pablo)

Total
0
Shares
Related Posts
WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com